La importancia de la desparasitación en nuestros perros y gatos – Carval

La importancia de la desparasitación en nuestros perros y gatos

29 junio, 2021

La desparasitación tanto en perros como en gatos, es un procedimiento mediante el cual se eliminan los parásitos que nuestra mascota pueda albergar al interior de su cuerpo (endoparásitos) o entre su pelaje (ectoparásitos). Por lo tanto, tiene que ser una rutina preventiva e imprescindible durante toda la vida del animal, con el acompañamiento del Médico Veterinario, principalmente en los cachorros que son más vulnerables por la inmadurez de su sistema inmunológico.

Al ser un procedimiento que se realiza periódicamente, el modo de aplicación depende de la recomendación del Médico Veterinario, y si la desparasitación es interna o externa. Todo esto pensado en evitar que se deteriore la salud y el bienestar de nuestro perro o gato, y para disminuir los riesgos de transmisión de alguna enfermedad en el hogar.

Cabe resaltar que como nuestras mascotas pueden alojar parásitos, además de afectar negativamente su salud, pueden ser transmitidos a otros animales o incluso a las personas que las rodean. De ahí la importancia de desparasitarlas debidamente desde que son cachorros.

Aunque nuestros perros y gatos no salgan de casa es posible que nosotros seamos vectores de transmisión, a través de zapatos contaminados con materia fecal o con objetos que hayan estado en contacto con está.

¿Cada cuánto se debe hacer la desparasitación?

Es importante aclarar que, en el caso de los cachorros principalmente, se debe realizar bajo estricto acompañamiento del Médico Veterinario, porque dependiendo de la edad de la mascota puede variar en dosis, frecuencia y principio activo. Usualmente se comienza a realizar a los 45 días de nacidos, aunque lo ideal es empezar a los 30 días, antes de iniciar el plan de vacunación que generalmente comienza a los 45 días.

Para los perros mayores, lo que más se recomienda es hacerla cada 3-4 meses, dependiendo los factores de riesgo asociados a cada mascota (si son de fincas, existencia de muchas mascotas, albergues, criaderos).

Por eso, es importante tener en cuenta los síntomas más comunes que nos pueden indicar una situación de parasitación en nuestro perro o gato:

Adelgazamiento, decaimiento, abdomen péndulo, palidez de mucosas, falta de energía, pelo reseco, áspero y sin brillo, eczemas húmedos en piel, apetito voraz (a veces inapetencia), efectos gastrointestinales como vómitos, diarreas, hemorragias. En infestaciones altas se pueden observar los parásitos en las heces y los ectoparásitos también son observados fácilmente (pulgas, garrapatas, piojos).

En los cachorros estos síntomas son más agudos, y repercuten directamente en la inmunidad, pudiendo favorecer la entrada al organismo de agentes infecciosos como los del Parvovirus, Moquillo, Hepatitis, Hemoparásitos, etc. y por lo general afectan también la respuesta a las vacunas.

En infestaciones muy severas se podrían producir obstrucciones intestinales por formación de bolas de parásitos, anemias e incluso alteraciones nerviosas y la muerte.

Ante cualquiera de estas señales de alerta la recomendación es siempre consultar a su veterinario de confianza para que le de un diagnóstico preciso y una adecuada ruta de tratamiento.

Wilder Cardona
Director Técnico Unidad de Negocio Mascotas Carval

Carval.  © Copyright 2021 Todos los derechos reservados